La Unidad para la Readecuación de la Barquita y Entornos (URBE) continúa los trabajos de la primera etapa del proyecto Nuevo Domingo Savio, para dejarlos lo más avanzado posible a la gestión que a partir del 16 de agosto encabezará el presidente electo Luis Abinader.

El director ejecutivo de URBE, José Miguel González Cuadra, admite que debido a la pandemia del coronavirus se produjo un retraso en los trabajos, aunque equipos pesados continúan retirando escombros para dar paso a la vía en la margen occidental del río Ozama.

“Con la llegada de la pandemia del Covid-19 se perdió el ritmo que llevábamos, por eso en estos momentos no se observa la velocidad que debería”, apunta.

Confía en que las nuevas autoridades continúen los trabajos, sobre todo, con un gran avance, ya que más de 1,500 familias han sido reubicadas y las que quedan están empadronadas. Indica que en la primera etapa del proyecto, se acordó reubicar en la Nueva Barquita a 220 hogares empadronados, sobre las 1,500 ya trasladadas, con lo que queda despejado el camino para la vía que quita el peso de la contaminación al Ozama.

González Cuadra precisa que en los trabajos censales, actualizados y validados con la comunidad, han sido levantadas todas y cada una de las mejoras dentro del área de intervención en La Ciénaga y Los Guandules.

Entre los trabajos de la primera etapa del proyecto figura una escuela, un Play para beisbol, una cancha, un multiusos, así como la terminación de la avenida a orilla del Ozama.

González Cuadra prefiere esperar que la Comisión de Transición llegue hasta ese proyecto para determinar la realidad de la obra.

Precisa que la nueva gestión que asumirá el 16 de agosto tendrá mucho reto por delante, como el de salud, empleo, salario, entre otros, por lo que estima el Nuevo Domingo Savio vaya a otro ritmo.

Fuente: Hoy

Previous URBE entrega remozada Capilla San José en Vieja Barquita
Ir al contenido